• Alteración en el semen: aunque el hombre eyacule normalmente, puede haber una disminución en el número de espermatozoides, incluso que no haya espermatozoides, puede haber una proporción mayor de lo normal de espermatozoides que no tengan una adecuada movilidad o forma.
  • Problemas genéticos: En algunas ocasiones, aun estando el semen normal, puede haber alteraciones en los cromosomas del hombre, o en los espermatozoides, que pueden portar alteraciones genéticas.
  • Problemas hormonales. En ocasiones, los testículos no pueden producir espermatozoides por un problema hormonal derivado del funcionamiento de la hipófisis, una glándula que existe en el cerebro y que es la que debe modular la producción de espermatozoides.
  • La edad no influye especialmente en los hombres, aunque sí sabemos que la fertilidad comienza a disminuir a partir de los 50 años.