“Mi experiencia en CARE estuvo llena de emociones,  muy intensas, pero siempre con la certidumbre de estar en buenas manos. El equipo profesional de CAREMUJER nos hizo sentir totalmente arropados y acompañados en momentos de sentimientos muy complejos. Sobre todo, nos hizo mantener la ilusión y las ganas de luchar durante todo el proceso, qué le voy a contar, Dra. Rey!!!!”

“Mi vivencia en la clínica Care Mujer estuvo llena de nervios, emociones inexplicables y sobretodo de felicidad. Tuve la gran suerte de conocer y ser tratada por la doctora Rey, grandisima profesional y persona. Gracias a ella tengo la familia que siempre soñé. Hace 3 años nació mi preciosa Julia y si dios quiere en abril nacerá su hermanito. Jamás olvidaré el trato que nos dieron y nunca me cansaré de darles las gracias. GRACIAS DE CORAZÓN”

“Siempre antepuse mi vida profesional a la personal. “Hay tiempo”, pensaba cuando veía a mis amigas quedarse embarazadas. Mientras, pasaban los años: treinta y cinco, treinta y seis, treinta y siete… y así me planté en los cuarenta confiada en llegar a tiempo. Hasta que la realidad dio un paso al frente. La primera vez que me dijeron que no podría tener hijos por mis propios medios, salí de la consulta del ginecólogo noqueada. Recuerdo que era por la tarde, casi había anochecido y lloré desconsoladamente en el coche mientras se lo contaba por teléfono a una amiga. Pero esas lágrimas y esa conversación actuaron de catarsis. Al día siguiente busqué todas las clínicas de fertilidad que había en Sevilla y visité cinco de ellas. Me decanté por Care por una cuestión de feeling. Me agradó la sinceridad, la claridad y, sobretodo, la delicadeza con la que la doctora Victoria Rey me explicó en qué situación me encontraba y cuál sería mi tratamiento. En momentos tan sensibles como en el que me encontraba, se agradece y mucho la cercanía y el calor humano. Lo hablé con mi chico y nos pusimos en sus manos. Cuatro años después solo puedo dar las gracias a todo el equipo de Care Mujer. Del primer intento nació una niña que hoy tiene dos años. Del segundo intento, un niño a punto de cumplir tres meses. Dos de dos!!! Son niños sanos, vivarachos y la alegría de toda la familia. Si en 2013 alguien me lo hubiera dicho, no me lo habría creído. Lo que entonces parecía imposible es hoy una realidad tan agotadora como maravillosa.”

“De niña juegas a ser mamá, creces pensando que algún día lo serás y llegas a la edad y decides serlo, y pasan los meses, y los años….tus amigas van cumpliendo su sueño de ser mamá incluso algunas que no lo planteaban, y tú, mes a mes, sigues sin conseguirlo. Y tienes que sonreír, perdiendo la esperanza de que suceda, soportando que todos te preguntes para cuándo. Lo que más duele, la presión de los que más quieres…..de repente vas y te planteas hacerlo, confiar en ellos incluso sabiendo que puede no salir bien…pero sale bien y consigues oír ese latido y tienes un poco de miedo y mucha esperanza y al final llega en forma de VIDA. Gracias a CAREMUJER por hacerlo posible. Por hacer que lo consiguiera, por querer hacerlo bien, como lo que son, ¡los mejores!”

“Mañana día 17 es un día muy importante para nosotros. Nuestra princesa cumple 5 añazos. Ese día, por fin, conseguimos tener en brazos a nuestro mayor tesoro. Nos costó varios años de búsqueda y un año de tratamiento. En todo este duro camino nos guió y acompañó la profesionalidad, accesibilidad, dulzura y buen hacer de la Dra Rey, que en casi todas las citas, algunas esperanzadoras y otras tristes, repetía: « visualízate embarazada », hasta que por fin, nuestro sueño se cumplió y nuestro hogar se llenó de risas, desorden, ruido y felicidad. Agradecida también y mucho, por acompañarnos en mi segundo embarazo y en este tercero. Gracias de corazón.”

“Querida Victoria, hace tiempo que ronda por mi cabeza escribirte este email. El motivo no es otro que agradecerte por escrito todo lo que has hecho por nosotros. Ya sé que esto forma parte de tu trabajo, y es aquí donde me paro a avalar tu profesionalidad, pero para mí la cosa no se queda sólo ahí. Quiero pararme a valorar algo que se escapa del ámbito profesional, aquello que tiene más que ver con el trato humano y que generalmente por la manera en la que vivimos o por el poco tiempo que tenemos no solemos hacer. Y dejar constancia por escrito. Palabras de agradecimiento relacionadas sobretodo con la humanidad recibida por vuestra parte en el tiempo que ha durado el tratamiento. Tiempo difícil, con altibajos constantes y luchando todo el rato por no caer. Tiempo de lucha y a la vez tiempo de sueños. Y es aquí donde me habéis ayudado a sentirme arropada, querida y cuidada. En estos momentos de dificultad, donde he agradecido cualquier palabra de apoyo, cualquier gesto de amabilidad, cualquier verdad bien contada, con delicadeza…es aquí donde aparece ese gran equipo que conformáis. No se me olvida aún la forma que tenía Miriam de agarrarme del brazo cuando las implantaciones no salían como esperábamos, su sonrisa amable, era para mí su propio mensaje de apoyo. No hacía falta nada más. Tampoco se me olvida como Marta me hacía la vida más fácil encajándome las citas en las horas que le pedía, y como le brillaron los ojos el día que le dije que venían dos bebés. Y como no, tu apoyo incondicional (el saber que ante cualquier duda o cualquier circunstancia ibas a estar ahí), las palabras dichas y las no dichas, y tu positividad que tanto me ha ayudado a mirar las cosas con perspectiva. Por supuesto que también agradezco la labor de las embriólogas del centro, todas muy agradables (Beatriz y Eva) con las que apenas tuve trato, pero que hacen una labor muy importante en todo este camino. Y al doctor García Benítez, al que tuve la ocasión de conocer en una de mis implantaciones. En definitiva, que no quería pasar página en mi vida sin haceros saber a todas/os lo bien que me he sentido con vosotros…
Y aprovecho la ocasión para deciros que vamos a tener dos niñas!!!
Estoy muy contenta también con el nuevo equipo médico que me atiende actualmente y ojalá podamos vernos el día de mi parto. Para mí sería una ilusión añadida.
Gracias de nuevo
Un saludo
Luisa”