El conocimiento de la fertilidad requiere una subespecialización en distintas áreas o patologías específicas. Por ello, es fundamental para una Unidad de Reproducción Asistida Altamente Capacitada, la diferenciación de unidades especializadas coordinadas entre sí.

UNIDAD DE PSICOLOGÍA

En muchas ocasiones las mujeres y sus parejas, necesitan orientación psicológica, acompañamiento psicológico, y valoración psicológica antes, durante o después de los tratamientos de reproducción asistida.

Diferentes estudios demuestran que la ayuda psicológica antes y durante un tratamiento de fertilidad permite detectar la ansiedad, depresión, impotencia y/o falta de apoyo emocional que pueden surgir durante el tratamiento y que repercuten negativamente en el resultado del tratamiento y, por tanto, en la consecución del embarazo.

Sabemos que el estrés emocional no ayuda a aumentar la probabilidad de embarazo, por ello la Unidad de Psicología de CAREMUJER es una de las más importantes en coordinación con el trabajo de tu ginecólogo.

Muchas mujeres han conseguido su embarazo gracias al apoyo de nuestros especialistas en psicología de la reproducción.

Nuestra experiencia te ayudara a:

-Mejorar los resultados del tratamiento

-Gestionar los pensamientos y las emociones que se vuelven difíciles

-Mantener la motivación durante el proceso de tratamiento

-Gestionar los miedos e inseguridades

-Aprender a relajarte

UNIDAD DE ENDOMETRIOSIS

La endometriosis es la presencia de tejido del endometrio, que es la capa interna que reviste el útero por dentro, en otros lugares. Puede haber tejido endometriósico en otros lugares del aparato genital (trompas de Falopio, ovario, músculo del útero, etc) o en otros órganos como la vejiga, el intestino, etc.

¿Por qué afecta la endometriosis a la fertilidad?

La endometriosis produce una inflamación muy importante en los tejidos a los que afecta, frecuentemente las trompas de Falopio y los ovarios. Por esta razón, sus dos síntomas más frecuentes son el dolor pélvico y la esterilidad.

En las trompas de Falopio, la endometriosis produce dilatación de las mismas, abscesos de pus, adherencias o pegaduras, obstrucción de las trompas, etc.

En los ovarios, la endometriosis produce zonas de inflamación en distintos puntos del ovario y quistes de endometriosis (también se conocen como “quistes de chocolate”), que disminuyen la cantidad de tejido ovárico sano, y frecuentemente, afectan a la reserva ovárica en mujeres jóvenes.

¿Cómo se diagnostica la endometriosis?

La endometriosis puede diagnosticarse mediante exploración clínica en la consulta de ginecología y mediante pruebas de imagen, generalmente la ecografía ginecológica. A veces, para su diagnóstico, es necesaria la evaluación por laparoscopia.

¿Cómo y quién debe tratar la endometriosis?

La endometriosis no tiene un tratamiento definitivo. Pero sí hay distintas estrategias para aliviar los síntomas, retardar su evolución y, por tanto, disminuir sus efectos sobre la fertilidad. En algunos casos, la endometriosis requiere intervención quirúrgica laparoscópica, para disminuir el dolor, o para mejorar la capacidad del aparato genital para la gestación.

La endometriosis no debe ser abordada por cualquier especialista. Debe ser tratada por un ginecólogo que sea experto en fertilidad, con formación específica y mucha experiencia tanto en el tratamiento quirúrgico de la endometriosis, como en el manejo del postoperatorio, así como en el tratamiento de la fertilidad. El ginecólogo debe conocer los distintos procedimientos para no comprometer la fertilidad, pues la cirugía de la endometriosis puede afectar la fertilidad al igual que lo hace la propia endometriosis.

¿Requieren tratamiento de reproducción asistida todas las mujeres que padecen endometriosis?

La mayoría de las mujeres consiguen gestación sin necesidad de tratamiento. A veces sólo requieren un tratamiento por un tiempo determinado que consigue la gestación espontánea. En otros casos es necesaria una intervención quirúrgica para extirpar las áreas inflamatorias producidas por la endometriosis que estén dañando trompas u ovarios.

En aquellos casos en los que no pueda conseguirse gestación espontánea tras los tratamientos anteriores, hay que valorar la realización de alguna técnica de reproducción asistida. El tratamiento que consigue más altas tasas de embarazo en los casos de endometriosis es la fecundación in vitro.

UNIDAD DE BAJA RESERVA OVÁRICA

La reserva ovárica se define como la cantidad de óvulos sanos que quedan en los ovarios de una mujer. En ocasiones, esta reserva se encuentra disminuida de forma oculta, o precozmente.

Es muy importante, antes de la realización de una técnica de reproducción asistida, diagnosticar esta situación, pues de ello dependerá el tratamiento hormonal y la cantidad y calidad de los óvulos obtenidos.

Un especialista experto en baja reserva ovárica o fallo ovárico oculto debe tratar siempre este tipo de situaciones que afectan a la fertilidad. Un tratamiento y seguimiento adecuado, junto con un laboratorio altamente capacitado, pueden conseguir que, a pesar de que la cantidad de óvulos esté descendida, los embriones que produzcan consigan el ansiado embarazo.

UNIDAD DE FALLO DE IMPLANTACIÓN

El fallo de implantación es una patología infrecuente, y de difícil diagnóstico y tratamiento. Consiste en un fallo en la recepción de los embriones por parte del endometrio.

Las causas no son del todo conocidas. Hay estudios que demuestran una asociación con problemas de coagulación. También se han visto problemas de expresividad génica en las células del endometrio, insuficiencias hormonales o problemas inmunológicos.

Es fundamental que una unidad especializada en este tipo de patología trate a las mujeres que padezcan, o puedan, padecer este problema. La experiencia, el conocimiento y el estudio de estos casos de forma meticulosa, concienzuda y concreta, puede conseguir aumentar bastante las probabilidades de que los embriones implante en aquellos casos en los que el endometrio pueda presentar un problema específico.

UNIDAD DE ABORTO DE REPETICIÓN

Los casos de mujeres que han sufrido abortos de repetición requieren un seguimiento muy especial. A la afectación emocional que esta situación crea en la mujer, y en su pareja, por el sentimiento de pérdida, se une el miedo a que vuelva a repetirse la misma situación.

EL abordaje debe ser conjunto entre la Unidad de Psicología y la Unidad de Aborto de Repetición. Especialistas expertos en este tipo de casos estudiarán todas las causas que pueden producir que una mujer aborte más de una vez. Las pruebas serán específicas para cada caso, dependiendo de la edad gestacional a la que se hubieran producido los abortos, antecedentes personales, familiares, etc.

Con alta frecuencia, las pruebas terminan con un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado para conseguir el embarazo.